EL ADIÓS DE BEARN BLACK

Después de casi dos años informando sobre novela negra nos vemos obligados a cerrar la publicación por múltiples motivos, entre ellos la crisis del periodismo.

Amigos, amigas, lectores. Hoy escribimos la última entrada de Bearn Black. La que nunca hubiéramos querido escribir. La que es imprescindible escribir. Nos vamos. Abandonamos el proyecto. Han sido casi dos años maravillosos informando sobre el fabuloso mundo de la novela negra, tejiendo complicidades, descubriendo autores, redescubriendo autores, promoviendo autores, posicionándonos y ejerciendo el periodismo cultural con la mayor honestidad posible. Pero no es posible continuar. Tenemos cinco motivos para dejaros y un atisbo de esperanza. Os los exponemos brevemente.

eslestranys01_thumb_700

1-La crisis del periodismo cultural.

Bearn Black nace del intento de dos periodistas de intentar sobrevivir como periodistas culturales buscando la especialización. Creemos sinceramente que los contenidos han sido suficientemente buenos e interesantes, pero no hemos conseguido generar suficientes visitas como para atraer anunciantes.

2-La crisis general y como afecta a nuestras vidas

Un proyecto como Bearn Black debería haber necesitado tal vez de una mayor implicación por parte de sus redactores. Eso sería posible si pudiesemos vivir de ello. Pero en un mundo tan precarizado, los redactores de esta revista hemos tenido que realizar múltiples trabajos para poder sobrevivir y ello ha comportado no poder dedicar-nos a la revista. Es un pez que se muerde la cola, pero para que nos entendáis: vender un artículo en prensa pagado a la mitad de lo que se cobraba en 2006 cuesta cuatro veces más. Tenemos que trabajar el doble para ganar la mitad.

3-Bearn Black nos cuesta dinero.

A pesar de algunos socios muy valientes y entusiastas, la revista cuesta dinero y tiempo, dos cosas que no tenemos porque necesitamos el tiempo para poder conseguir algo de dinero. Esa es la vida del fre-lance cultural. Alquilas el teclado al mejor postor. Y dedicas el resto del tiempo a humillarte enviando correos suplicando un encargo cualquiera. Incluso, si hace falta, sobre la reproducción de los cangrejos de río en Alaska o sobreel precio del barril Brent.

4-El boom del género nos desborda.

Pocas veces se había publicado tanto y habíamos tenido la sensación de no llegar a nada. Atención, es un boom de publicaciones, que no de ventas. Pero nos es imposible estar al día de todo. Una vez más falta de tiempo, también tenemos que leer lo que nos da de comer. Y a pesar de haber hecho de la lectura y la escritura nuestro modo de vida, no damos al abasto. Y es una situación muy incómoda para un periodista cultural especializado no poder controlar su ámbito de especialización.

5-Un cierto envilecimiento del sector.

Nosotros tenemos muy claro qué es la novela negra y qué no lo es. Y tenemos muy claro que a la vez que proliferan los contactos, las amistades, los grupos de afinidades, también prolifera un cierto envilecimiento del sector, que nos desagrada profundamente. Cuando empezamos en esto, mucho antes de Bearn Black, el mundo negro era mucho naif que ahora. En estos momentos, tal vez por el hecho de que algunos puedan ganar la primera pela, detectamos un cierto mal rollo, algunos trolls, y un cierto envilecimiento del sector que incluso se ha traducido en algunas presiones sobre los contenidos de nuestra revista. Este es otro de los motivos por los que cerramos. Amamos demasiado el género como para que nos salpiquen las rencillas.

LA ESPERANZA

Tanto Carles Domènec como un servidor, mantendremos la revista Bearn, la originaria. Es nuestro sueño e intentaremos salvarlo. En ella http://www.bearn.com hemos incluido los relatos de Tiki Mercado, de Josep Camps, y hemos abierto la pestaña Altres Literatures, lo que nos permitirá continuar haciendo reseñas de novelas negras y de otras pasiones nuestras: la literatura francesa y la portuguesa respectivamente. En este espacio continuaremos reseñando los libros que nos encanta leer. Esperamos con este repliege a nuestros cuarteles de invierno ser más honestos con nuestros lectores, con todos. Una sola revista, mejor hecha, con mejores contenidos y en la que el mundo noir conviva perfectamente con el resto de nuestras obsesiones como periodistas culturales. A lo mejor así, evitando la dispersión, conseguiremos dejar de perder dinero para acercar la literatura a los lectores. Esa es nuestra esperanza.

 

Además en los últimos tiempos han proliferado nuevas revistas, se mantienen las veteranas y los blocs dedicados al género estan llenos de magníficos profesionales que ayudan a clarificar el panorama. A todos ellos, gracias y ánimos, hemos aprendido mucho de vosotros.

Gracias por todo y adelante, seguiremos viéndonos y leyéndonos.

 



Categorías:Negro sobre Blanco

5 respuestas

  1. Una llàstima! Heu fet una molt bona feina!

    Le gusta a 1 persona

  2. Siento una profunda pena. De verdad. Proyectos como el vuestro son necesarios y para mi, imprescindibles. Entiendo vuestras razones y motivos. Personalmente estaría dispuesta a colaborar económica mente para que siguiera adelante el proyecto. Tal vez haya nas personas que compartan mi idea de ayuda. Saludos de Raquel Bárcena.

    Le gusta a 1 persona

  3. Doncs quina pena, nois
    Una abraçada,
    Albert

    Me gusta

  4. Comparto y vivo día a día mucho de lo que exponéis en esta despedida.
    Buena suerte, compañeros.

    Me gusta

  5. Us seguirem per altres plataformes que sabeu inventar. Una abraçada

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: